66

66

Anuncios

SenderoS

La Luz que ilumina el Camino es vuestra Luz.

Pero si caminais sin prestar atención podeis tomar por verdadera luz los fuegos de artificio que se prodigan en vuestro viaje.
Pueden ser bonitos y divertidos o tristes y trágicos, pero en definitiva no es más que el ruido en los bordes del Camino.

¿Qué es importante y que no lo es?.
Esa y no otra es la pregunta que debeis haceros porque lo importante reside en vuestra elección de ver o permanecer a oscuras.
Esa elección es lo único que necesitais, pues la venda no cae hasta que llega la hora y la hora llega para el que esta preparado.
Es decir,para los que han tomado su decisión.

Si os parais un momento vereis que eso que llamais persona es falso.No es más que un conjunto de programas,recuerdos,impresiones,…que nunca han permanecido estables y por ende son ilusorias.Ruido mental alimentado por un mundo echo para sordos y ciegos.
¿Donde reside el punto en el que sois este o aquella?.
Es un proceso,como todo lo vivo, en el que la parte silente se desenvuelve a través de los velos.
Si le dejais.

Es vuestro libre albedrío y vuestro esfuerzo el que facilita que esos velos vayan cayendo pues en una prisión es de necios pensar que se nos mostrará la salida.
Este mundo esta diseñado bajo los mismos parámetros que una prisión.
Hay actividades en el patio de recreo,trabajo,biblioteca,tv,…hasta el punto que muchos presos han olvidado su condición y creen vivir en libertad.

La prisión tiene ya tantas grietas que lo único que la mantiene en pie es la creencia renovada constantemente por los funcionarios de prisiones y sostenida por los presos de que el patio de recreo ,la biblioteca,la tv,los trabajos,los impuestos,las vacaciones,los deberes y los “derechos” son reales y forman parte de un mundo real.
Narcóticos.

No se puede salir de algo irreal por lo tanto no se puede salir de una prisión irreal.
Lo que se hace es entender cabalmente que no contiene más sustancia que la podredumbre que emana de tanto muerto viviente junto con el incesante esfuerzo de los funcionarios de prisiones de mantener a sus presos drogados con tal de que no miren dentro.Con tal de que no vean su propia luz.

No podeis dar este paso sin pagar un precio.No podeis seguir llevando la misma vida.No podeis cambiar la prisión.

Podeis renovar incesantemente vuestra decisión como el mar pule la roca hasta convertirla en finísima arena.
Eso es todo lo que podeis hacer.

El resto dejádselo a Dios.