2′ 8″

2′ 8″

Aproximación geométrica al heptágono.

9 Segundos

Anuncios

La Verdad Interior

La verdad interior

El viento sopla sobre el lago.

Y mientras el viento sopla y lleva las cenizas por medio mundo ,allí donde convenga, el espectáculo circense continua.
El circo presupone que ustedes tomarán en serio las actuaciones y no solo que las tomarán en serio sino que las vivirán y reproducirán.
La cuestión es tener entretenido al personal con “realidades” de diseño que les impiden ver lo que hay tras el decorado.
El decorado está ahí, puede contener realidad como una película contiene realidad mientras estamos inmersos en la trama pero una película es eso,irreal en cuanto se sale del cine.
Para que los dueños del cine obtengan beneficios necesitan que ustedes acudan al cine y a ser posible que no salgan del mismo.

¿Como se entiende esto desde una perspectiva equilibrada que nos haga entender lo que el decorado es y al mismo tiempo nos permita ver tras los velos?
Para empezar debemos entender el mundo como un constructo mental en el que cada mente es receptor y emisor de las frecuencias a las que está modulado.
Esa modulación de frecuencias puede ser inducida desde dentro mediante control sobre el propio hardware,nuestra biocomputadora, o puede ser modulado externamente conociendo y aprovechando las características de ese hardware y manteniendolo en unas frecuencias específicas.
Esa es en esencia la función primordial del sistema de control.
Regular los parámetros para que no se salgan de unos cauces especificados o para que se salgan de los mismos cuando más convenga.

Como cada mente individual es emisor y receptor al mismo tiempo, el sistema se parece a una gigantesca red de mentes infectadas por troyanos que usan las biocomputadoras para los fines de los dueños de la programación.Y la programación viene de afuera porque muy pocos se adhieren a la tarea de reeescribir sus programas o de deshacerse de los que les han instalado.Es así que cada infectado es un vector de transmisión del sistema de control y contribuye al mantenimiento del mismo.
Por eso es tan difícil cambiar el estado del mundo porque ese cambio empieza y termina en uno mismo.
La inmensa mayoría de seres humanos pierden vidas enteras tratando de cambiar lo que está afuera,tratan de cambiar un espejismo,en vez de actuar sobre su verdadero patrimonio,su desarrollo interno que se reflejará en el mundo y que este sí producirá cambios sustanciales.

Las oraciones por el planeta y los rituales no hacen sino enviar un regalo de atención personalizado a los titiriteros que han diseñado el desastre humano.
La gente pide de forma egoista que el mundo sea de tal y cual forma sin entender que los espejismos no se cambian permanentemente y que siguen siendo lo que son,espejismos.
El planeta no tiene más problema que esta ceguera crónica profundamente instalada en la mente de millones de seres humanos para los que sus vidas no son más que una repetición programada de patrones diseñados para extraer de ellos cuanta más energía emocional sea posible.

Cada vez que los titiriteros pierden su atención el control se resquebraja, por ello algo debe ocurrir que lo lleve de nuevo a los cauces establecidos.
Las causas reales de los acontecimientos son menos importantes que su simbolismo asociado debido a que en un espejismo fiarse de lo que vemos y tomarlo como verdadera causa es un autoengaño.

Las noticias mantienen la atención de millones de seres humanos sobre los temas que los titiriteros deciden que son “importantes”.
Lo que no quieren que se vea se esconde,por lo tanto lo que hacen millones de seres es reaccionar a los programas que se inoculan a través de los media y que modulan las frecuencias en la dirección deseada.

Concentrarse para diluir manchas de petroleo es concentrarse en la obra de los magos del desastre.
En resumidas cuentas,seguirles el juego y el juego puede contener tantos desastres como seamos capaces de digerir y por ende tantas oraciones como seamos capaces de enviar para sanar lo de afuera y olvidarnos de nuestro interior.
Es un anzuelo que nos mantiene presos de su obra.
Observar atentamente sin dejarse arrastrar es lo más prudente.
La mayor parte de la gente que se adhiere a cambiar a los “malos” esta enganchada en el desastre externo sin entender que eso es un reflejo del caos interno y que los únicos que pueden poner fin al desastre en el espejismo son los que sirven el guión.
Y esos no lo harán porque su negocio es mantenerles atados a sus obras.
Tratar de cambiar a los “malos” es un acto egoista, una cadena,un vínculo más con los que sirven la comida en la carcel.

Desde una perspectiva práctica todo lo dicho significa vivir en el mundo sin ser del mundo.
Las razones objetivas,racionales,prácticas,verificables,…son menos importantes que lo que hagamos con lo que creemos que sucede.
Las noticias pueden contener cierta realidad pero en su esencia son irreales.
De la misma forma que un guión de cine no es la Vida.

Mientras esto no sea entendido los factores desencadenantes de acontecimientos pueden tomar todo tipo de formas,unas estarán más cerca de ser reales pero todas ellas son el sedal que les arrastra y les mantiene en el circo mientras que la Vida les está esperando ahí fuera.

El problema de este planteamiento tiene que ver con la perspectiva práctica de… “¿bueno sí, pero que hago para salir de esta matrix?

Esto es una cuestión de primer orden.
Toda huida es una reacción.No hay puerta de salida mientras la buscamos desesperadamente.
Las puertas se abren desde dentro cuando llega la hora.

Y la hora llega en su justo momento.